viernes, 3 de febrero de 2017

--Ya que Dios ha quitado nuestras manchas... no las manchemos más,-- Alma 24:5-19

Alma 24:5-19

Versículo 5 - Necesito recordarme que dentro de un contexto de la caridad, esto es un problema molesto para estos misioneros al ver a sus hermanos amenazados con la guerra como resultado de su conversión a Cristo. Comprometidos por este profundo sentido de deber y amor a sus hermanos, se reúnen en un consejo para determinar la voluntad del Señor en este asunto. Los consejos como herramienta están bien documentados en otros lugares en cuanto a su efectividad en los grupos. ¡Oh, qué bien se logra en los consejos cuando está motivado por la preocupación y el amor genuinos!

También estoy impresionado de que este consejo ocurrió cuando se dieron cuenta de los preparativos de los lamanitas para la guerra. No fue una idea tardía como resultado de una batalla ya librada. A pesar de la experiencia pasada y de cualquier contrainteligencia a la que tenían acceso como líderes, vieron de antemano las luchas que tenían por delante, y por eso aconsejaron colectivamente cómo evitarlo.

La gratitud es un predecesor aquí en la disposición del rey para su posición particular con respecto a su respuesta a las preparación de los Lamanites para la guerra. Con esto quiero decir que repetidamente el rey expresa su agradecimiento a Dios por la serie de acontecimientos que los han llevado hasta este punto de conversión entre él y su pueblo.

El rey enumera al menos cuatro puntos de gratitud por las bendiciones recibidas de "mi gran Dios":
  • Que Dios en su bondad había enviado a los nefitas a predicarles ya convencerlos de las tradiciones de sus "padres inicuos". ( vs 7 )
  • Que Dios había ablandado sus corazones por el espíritu suficiente para comenzar a corresponder con los misioneros nefitas. ( vs. 8 )
  • Al hacerlo, estaban convencidos de sus muchos pecados y asesinatos. ( vs. 9 )
  • Que Dios les había concedido que se arrepintieran, que habían recibido un perdón de estos pecados y asesinatos, y que por los "méritos de su Hijo" se les había quitado la culpa de todo esto. ( vs. 10 )
Entonces, en consideración de todas estas bendiciones, la única forma de amortización es la del arrepentimiento, que conduce a una mayor gratitud por el perdón de los pecados que se les conceden.
----

Estoy considerando más cómo Lamoni explica a su pueblo el proceso de su conversión y por qué este curso particular de acción está razonablemente justificado entre ellos.

El punto central para el argumento de Lamoni es su arrepentimiento y conversión que resultó a través del poder convincente de Dios que fue forjado a través de los misioneros nefitas que vinieron a ellos. ( ver vs. 7 - 12 )

Lamoni dice que "al abrir esta correspondencia hemos estado convencidos de nuestros pecados". ( vs 9 ) Este es un texto similar a estos pasajes que hablan de las labores de Helemán:
Por tanto, Helamán y sus hermanos salieron y declararon la palabra de Dios con mucho poder, convenciendo a mucha gente de sus iniquidades, lo que los hizo arrepentirse de sus pecados y ser bautizados para el Señor su Dios. ( Alma 62:45 )
Y luego el consejo que se dio a Hyrum Smith:
... primero procura obtenerla, y entonces será desatada tu lengua; luego, si lo deseas, tendrás mi Espíritu y mi palabra, sí, el poder de Dios para convencer a los hombres. ( Doctrina y Convenios 11:21 )

Y de ahí el consejo que si se encuentra más adelante en la Doctrina Y Convenios 50: 13-22 para predicar el Evangelio por el poder del Espíritu. Entonces se nos concederá el poder de Dios para convencer a los hombres.

----
El resto de estos versículos están basados ​​en una verdad eterna: es decir, que Dios perdona el pecado y perdona las demandas de justicia a través de la gracia de la expiación de Cristo por los pecados cometidos. Es esta realidad abrumadora, este sentimiento de profunda gratitud por haber experimentado personalmente el perdón de "aquellos [muchos] pecados y asesinatos que ellos cometieron" (ver vs. 10), para los cuales la decisión de no tomar las armas es basado.

Así que, en vista de este profundo sentido del perdón que habían experimentado de primera mano, el rey tiene una preocupación considerable de que si volvían a la guerra que debían perder esa bendición de perdón que habían recibido. Pero en realidad es más que sólo una preocupación de caer en desgracia.

Los versículos 13 y 14 explican la gravedad de la problema. Es que si hubieran de repetir aquellos pecados graves por los cuales ya habían sido perdonados a través de la sangre de la Expiación de Cristo, que habrían caído en un estado peor en el que no podrían obtener el perdón de nuevo. El rey continúa explicando que esto no es sólo su opinión, sino más bien --Y el gran Dios ha tenido misericordia de nosotros, y nos ha dado a conocer estas cosas para que no perezcamos;--( vs. 14 ) Esta verdad se había revelado a ellos.

Esto se aclara más en el versículo 15. El asunto es una cuestión de rendición de cuentas. ¿Responsabilidad por qué? Por la verdad recibida. La decisión de no portar armas fue un resultado directo de entender su obligación con Dios por sus bendiciones. Fue:

como testimonio a nuestro Dios en el día final, el día en que seamos llevados para comparecer ante él para ser juzgados, de que no hemos manchado nuestras espadas en la sangre de nuestros hermanos, desde que él nos comunicó su palabra y nos limpió por ello.
El resultado de la realización de los lamanitas es un pacto que tiene en su núcleo tres mandatos:

  1. "antes que derramar la sangre de sus hermanos, ellos darían sus propias vidas"
  2. "antes que privar a un hermano, ellos le darían"
  3. "antes que pasar sus días en la ociosidad, trabajarían asiduamente con sus manos."
Y por lo tanto:
Y así vemos que cuando estos lamanitas llegaron a conocer la verdad y a creer en ella, se mantuvieron firmes, y prefirieron padecer hasta la muerte antes que pecar; y así vemos que enterraron sus armas de paz, o sea, enterraron sus armas de guerra en bien de la paz. ( vs. 19 )