lunes, 17 de julio de 2017

--Y les hemos enseñados,-- Alma 26:22,28-37

Alma 26:22,28-37

Regreso a versículo 22 donde Ammón habla de los que arrepienten, ejercen la fe, y obran buenas obras. La realización de lo que habla se explica en los versículos 28-30. Esto me hace recordar la necesidad de sacrificios en labores sinceras. Hay que trabajar y orar. Hay que confiar en los méritos de Dios.

Luego en el versículo 31, Ammón señala a los frutos de sus labores y muesta el amor de sus conversos como evidencia de su conversión. Hay aquí un principio de fe e innovación. Ammón habla de hacer cosas que nunca había logrado antes entre sus pueblo. Me hace pensar en que si vamos a lograr los objetos que nuestro Dios ha puesto en vista de nosotros, tendremos que hacer cosas como individuos y como grupos que nunca había actualizado antes. Tendremos que cambiar y hacer las cosas diferentes.

Hay que enseñar. La clave a la predicación del Evangelio es la enseñanza y Ammón y sus hermanos son una ejemplo de lo que uno sufra para lograr el éxito en la enseñanza del Evangelio.

miércoles, 12 de julio de 2017

-- Para predicar a nuestros hermanos,-- Alma 26:22-27

Alma 26:22-27

Entre éstas versículos hay el contraste entre la respuesta carnal y espiritual en cuanto a la cuestión del tratamiento de los lamanitas. El sentido general entre los nefitas era de destruirlos. Ammon y sus hermanos tuvieron otra idea de labor entre ellos.

Yo encuentro en estos versículos un paralelo entre este relato y mi vida familiar. La tendencia es de reaccionar como los otros nefitas con el deseo de destruirlos o separarme de los miembros de la familia que han escogido no guardar los mandamientos de Dios. Afortunadamente, mi esposa me anime ser más como Ammón y sus hermanos.

lunes, 3 de julio de 2017

--En su gran misericordia nos ha hecho salvar,-- Alma 26:17-21

Alma 26:17-21

Este grupo de versículos me ha ayudado recordar dos cosas importantes. Primero, que Dios puede efectuar su obra con cualquier persona que crea en Él y cumplen con los pasos del arrepentimiento, aún los que en tiempos anteriores fueron rebeldes contra Dios y su iglesia. Segundo, es la misericordia de Dios. Bien parecido al primer punto, sino que es un atributo divino que deseo desarrollar para que yo no impide el progreso de otros con un corazón duro hacia ellos.

lunes, 19 de junio de 2017

-- Si no hubiésemos,-- Alma 26:8-16

Alma 26:8-16

Hay también una frase en el versículo 9 que me da escalofríos a contemplar: --si no hubiésemos subido... estos, nuestros carísimos y amados hermanos... aún se hallarían atormentados por su odio contra nosotros, sí, y habrían sido también extranjeros para con Dios.--  Es por esta observación que Aarón reprende a su hermano. Pero es un declaración de certitud: Si no actuamos, los bendiciones del evangelio no se extienden a los demás.

Estoy conmovido a leer esta pasaje de versículos. Me encanta cómo Ammón responde a su hermano cuando Aarón tema que el gozo de Ammón lo conduzca a la jactancia. Lo que Ammón entiende claramente es que es Dios quien efectuó su obra entre los lamanitas. --No me jacto de mi propia fuerza... me regocijaré en mi Dios.-- (vs. 11)

El resto de este grupo de versículos clarifica la relación que tiene Ammón con Dios. Lo que es cierto es que Ammón no toma crédito por lo que ha hecho Dios con él y sus hermanos como instrumentos. Mas, de tener el privilegio de ser instrumentos en los manos de Dios, a esto Ammón también gloria a Dios. 

martes, 16 de mayo de 2017

--¡A ver la maravillosa luz de Dios!,-- Alma 26:1-7

Alma 26:1-7

Este capítulo representa el final de 14 años de las obras misioneras para Ammón y sus hermanos, aunque no lo diga expresamente al principio del capítulo. Más bien, este capítulo comienza de inmediato con las observaciones de Ammón mientras reflexiona sobre sus labores. 
Sus comentarios comienzan con una serie de preguntas:
  •  "... ¿Pudimos habernos imaginado, cuando salimos de la tierra de Zarahemla, que Dios nos concedería tan grandes bendiciones?" (Vs. 1)
  • "... ¿Qué bendiciones grandes nos ha concedido? (Vs. 2)
 Ammón procede a responder por sí mismo con esta declaración primero:
... Nuestros hermanos los lamanitas se hallaban en la obscuridad, sí, aun en el más tenebroso abismo; mas he aquí, ¡cuántos de ellos han sido guiados a ver la maravillosa luz de Dios! (Vs. 3)
Y luego señala la bendición:
Y esta es la bendición que se ha conferido sobre nosotros, que hemos sido hechos instrumentos en las manos de Dios para realizar esta gran obra. (También vs. 3)
La descripción que hace Ammón de la conversión de los lamanitas en términos de luz y oscuridad es curiosamente profunda, y luego vincula su trabajo como instrumentos en las manos de Dios para traer a otros a la luz. La gran bendición que Ammón ve aquí es que se le permitió convertirse en un instrumento de luz! Y que él puede verlo como tal, algo que no es discernible con los ojos naturales, es aún más notable, porque esta cosa, que no se ve con los ojos naturales, es la bendición misma para la que encontró la mayor alegría.

Los siguientes cuatro versículos describen la preservación de aquellas almas preciosas que son traídas al rebaño de Dios y la protección que les proporciona a través del "Señor de la cosecha" contra las tormentas de este mundo.


Los versículos 4 a 7 son versículos importantes en que ilustran la seguridad y protección que se ofrece a todos aquellos que se convierten al evangelio de Cristo. Si bien el mundo quiere que pensemos que esa seguridad y protección contra la conmoción no es muy glamorosa (esto es particularmente cierto entre mis propios adolescentes), la realidad de tal protección se ilustra bien en estos versos metafóricamente.


Considera esta promesa: "
Mas cuando venga la tempestad, serán reunidas en su lugar para que la tempestad no penetre hasta donde estén". (Vs. 6) Mientras que el adversario convencería a la juventud de que tal es un camino soso y aburrido. La realidad es justamente lo contrario. La protección contra las angustias y los dolores resulta en mayor alegría, felicidad y plenitud. La vida tiene una manera de ilustrar eso en solamente algunos años cortos de elegir cada uno de los dos caminos. La dificultad es que sólo aquellos que eligen caminar en la luz pueden ver claramente la delineación de los dos caminos separados.

jueves, 9 de marzo de 2017

--Conforme a sus oraciones,-- Alma 25:13-17

Alma 25:13-17

Un último grupo de lamanitas se registra aquí como habiendo sido convertido al Señor después de sus guerras. Después de la pelea, todos ellos también decidieron unirse a la gente de Anti-Nefi-Lehi, enterrar sus armas de guerra y caminar en los caminos del Señor. (consulte vs. 13-14)

Los versículos 15 y 16 explican su relación con la ley de Moisés en conexión con su fe en Cristo. Como el autor, Mormón, lo explica aquí (como también lo ha sido en otras partes del Libro de Mormón - Jacob 4: 5, Jarom 1:11, Mosíah 3: 14-15, y Mosíah 16:14, entre otros), la ley de Moisés sirvió para señalarlos a la fe en Cristo. No puedo dejar de establecer una conexión entre los estándares modernos para la juventud que la Iglesia ha establecido a través de nuestros profetas vivientes.

El versículo 16 podría muy fácilmente leer lo siguiente al hablar de nuestros días:
Pero no creían que la salvación viniera por [los estándares de la Iglesia; Por ejemplo, "Para la Fortaleza de la Juventud"], sino que [los estándares sirvieron] para fortalecer su fe en Cristo; y así, mediante la fe, retenían la esperanza de salvación eterna, confiando en el espíritu de profecía que habló de aquellas cosas que habían de venir.
Me encanta este principio porque pone los estándares para la juventud en su lugar apropiado. Esto me ayuda a entender un poco mejor por qué los nefitas fueron diligentes en guardar la ley de Moisés, y por qué eso se da hincapié tan frecuentemente en el Libro de Mormón, que fue escrito para nuestros días; un día en que la ley de Moisés ya no se practica.

Así que aquí está el dilema / cuestión. Los estándares de la Iglesia no equivalen a la salvación, pero pueden servir para facilitarla. La verdadera salvación doctrinal se basa en patrones de oración, adoración personal, estudio de las Escrituras, arrepentimiento, servicio, etc. Por lo tanto, si los estándares para el vestido o la apariencia no se siguen ardientemente, pero los patrones del verdadero discipulado están siendo abrazados, entonces debemos no centrarnos en lo posterior, esas cosas que realmente no podemos ver, y dejar a Dios el juicio de las percepciones .

Y en el otro lado de ese argumento, ¿con qué frecuencia el pecado y la seria desviación moral se esconden entre nosotros bajo un manto de adhesión a los estándares: esas apariencias visibles y externas?
Esta es la razón por la que esta pequeña pepita de verdad de "El pequeño príncipe" por Antoine de Saint-Exupéry suena tan profundamente cierto:
Sólo con el corazón se puede ver bien; Lo esencial es invisible para el ojo.
----

El versículo final de este capítulo significa el fin de sus trabajos misioneros. Es una breve declaración, pero estos cuatro hermanos misioneros están ahora en un período de regocijo porque --el Señor les había concedido conforme a sus oraciones, y que también les había cumplido su palabra en cada detalle.--

Mucho se dice es tan pocas palabras en este versículo final. Aquí el final de este increíble relato de 14 años, la conversión de una civilización pagana a los caminos de Cristo el Señor da una validación tan indispensable del instrumento de la oración. De todas las herramientas de la estratagema grandes y pequeñas, el testimonio de confirmación de la oración se coloca aquí.

En estos versículos también encontramos credibilidad a la naturaleza detallada de la oración, y cómo cada detalle específico que se les reveló en oración había sido verificado.

viernes, 24 de febrero de 2017

--Lo que quiso decir,-- Alma 25:1-12

Alma 25:1-12

Los lamanitas que aún no habían sido convertidos por versículo 6, llegaron a creer en el Señor y que había dado gran poder a los nefitas. ¿Mi fe en Cristo me permite alcanzar el punto de que se me da un gran poder?

Versículos 9 - 12 se centran en las palabras de Abinadí como profeta. No es tan blanco y negro, --todos ustedes van a morir si no obedecen--, ya que tendemos a pensar en admoniciones proféticas. Es esa tendencia de la naturaleza humana en mí mismo a tomar sólo a valor nominal las palabras de los profetas. Tal vez esto es porque esta es la tendencia natural a hacerlo con toda la comunicación - llegar al punto de forma rápida, lo que tengo que aprender, entonces vamos a seguir adelante. Pero esta explicación particular de la profecía de Abinadí merece una comprensión más profunda.

Primero, ¿qué fue lo que Abinadí dijo en realidad?

En Alma 25:10, Mormón graba, --Lo que hagáis conmigo será un símbolo de cosas futuras.-- Hay una nota de pie de página en la cita que se remonta a la declaración original en Mosíah 13:10 (también escrito por Mormón): --Mas esto os digo: Lo que hagáis conmigo después de esto, será como símbolo y sombra de cosas venideras.-- Es prácticamente la misma afirmación.

Ahora, en la superficie me parece que Abinadí está diciendo que --si me matas, entonces Dios te matará.-- Pero Mormón nos hace este servicio mostrando que la elección de palabras de Abinadí le da a esta profecía mucha más profundidad y humanidad.

(En realidad siento que las palabras que Abinadí usa es mucho más caritativa y compasiva. Esto no es una condena a menos que el oyente lo oiga así.)

Así que Mormón continúa explicando que lo que Abinadí estaba diciendo realmente en esta declaración es que --Abinadi fue el primero que padeció la muerte por fuego, por causa de su fe en Dios--, Entonces también --muchos padecerían la muerte por fuego, así como él había padecido.-- (vs. 11)

Así que al menos en parte, de lo que Abinadí estaba profetizando, y leemos de su cumplimiento en estos versículos, era que la posteridad de aquellos hombres malvados seguirían su ejemplo de maldad, causando otros a sufrir de actitudes y comportamientos similares. (ver vs. 12)