sábado, 9 de septiembre de 2017

--El gran llamamiento de diligencia,-- Alma 28

Alma 28

Este capítulo comienza con un relato de una batalle tremenda entre los lamanitas y los nefitas que fue resultado del pueblo de Ammón y su migración a la tierra de Zarahemla. Dice el relato que fue la batalle más grande --desde el día en que Lehi salió de Jerusalén.-- (vs. 2)

Por varios días, yo estuve mirando a esta entrada de otro lado. Ahora, sin embargo, lo veo diferente. El pueblo de Ammón llegó a la tierra de Jersón justo a tiempo. La destrucción de su pueblo habria sido much más peor, me supongo, si no habrían migrado a las tierras de Zarahemla.

Como resultado de la guerra que sucedió, había muchos muertos de los dos lados. Esto resultó en un plazo de lamentaciones. Lamentaciones para los que estaban listos para regresar a la presencia del Padre y lamentaciones para los que no fueron preparados.

Pero aquí es donde el registro haga una distinción. Aquellos que murieron sin estar preparados para conocer a Dios, se temía que -- según las promesas del Señor, que sean condenados a un estado de angustia interminable.-- (vs. 11)  Del otro lado, --e regocijan y se alegran en la esperanza, y aun saben, según las promesas del Señor, que serán levantados para morar a la diestra de Dios, en un estado de felicidad perpetua.-- (vs. 12)

Entonces, viene la conclusión en versículos 13 y 14:
Y así vemos cuán grande es la desigualdad del hombre a causa del pecado y la transgresión y el poder del diablo, que viene por los astutos planes que ha urdido para enredar el corazón de los hombres.
Y así vemos el gran llamamiento de diligencia a los hombres para obrar en las viñas del Señor; y así vemos el gran motivo del dolor, como también del gozo: dolor a causa de la muerte y destrucción entre los hombres, y gozo a causa de la luz de Cristo para vida.
Al contemplar esto, vemos que el diablo tiene planes para enredar el corazón del hombre. Entonces, debo yo también tener planes para desenredar el corazón del hombre, si yo quiero obrar en las viñas del Señor.


miércoles, 9 de agosto de 2017

--En el gozo de su Dios,-- Alma 27:16-30

Alma 27:16-30

 -- Y mientras Ammón viajaba... -- Lo que sucedió después fue resultado del hecho de que estaban involucrado en la obra del Señor. Nunca hubiera encontrado a Alma en camino si no estuvieron viajando para salvar a sus hermanos. Pues, no es tan cierto. Es posible que había encontrado a Alma en otras circunstancias, pero en otras circunstancias su reunión no habría sido tan dulce o significante. Es la obra del Señor que da propósito a la vida.

Cuando Ammón y sus hermanos encontraron a Alma, dice las escrituras que se extasió en el gozo de su Dios, hasta que a Ammón lo colmó. El próximo versículo explique que --este es un gozo que nadie recibe sino el que verdaderamente se arrepiente y humildemente busca la felicidad.-- (vs. 18) Esta explicación simple me causa recordar que hay un nivel de felicidad en esta vida, que es la verdadera felicidad, que nadie comprende sino los que son humildes y manso de corazón.

Aprecio la sabiduría del juez superior en solicitar la voz del pueblo en cuanto a la admisión del pueblo de Ammón a su tierra. (véase vs. 21) Podría haber decretado que el pueblo de Ammón podría entrar y tener una parte de sus tierras. Al averiguar el voz del pueblo, el juez superior permite que el resto del pueblo tenga responsabilidad para la solución. Bien inspirado es el líder que no siente necesidad de resolver todos los problemas de su pueblo por sí mismo. 

jueves, 3 de agosto de 2017

-- Confiemos en la Misericordia,-- Alma 27:1-15

Alma 27:1-15

Al ver esta escena de destrucción entre el pueblo de Anti-Nefi-Lehi, Ammón y sus hermanos fueron movidos por la compasión, o en otras palabras, movidos por el amor para tomar acción.

La conversación entre Ammón y el rey es curioso. Crea el rey de que su estado anterior es condición de merecer las cosas negativas que les estaban pasando. Cuando Ammón ofrece que huyen a los nefitas, el rey sugiera que serán esclavos a ellos. Ammón explica que no pueden ser sus esclavos porque la ley de los nefitas no lo permita.

Ammón para ayudar el rey aceptar la oferta de huir de su estado presente, él ofrece orar y hallar la voluntad del Señor. El rey acepta ésta. Aunque ya se habían convertidos al Señor, el rey no puede aceptar que tal vez su pueblo merece la misma bendiciones y protección que tiene los nefitas.

Ésto me parece semejante a la enseñanza de la parábola de los obreros de la viña. (véase Mateo 20:1-16) En los ojos de Dios todos son iguales. Los que laboran en su viña, no importa la duración del labor, el Señor lo tiene por igual los que han trabajado todo la vida en su viña y a los que son recién llamados. 

lunes, 17 de julio de 2017

--Y les hemos enseñados,-- Alma 26:22,28-37

Alma 26:22,28-37

Regreso a versículo 22 donde Ammón habla de los que arrepienten, ejercen la fe, y obran buenas obras. La realización de lo que habla se explica en los versículos 28-30. Esto me hace recordar la necesidad de sacrificios en labores sinceras. Hay que trabajar y orar. Hay que confiar en los méritos de Dios.

Luego en el versículo 31, Ammón señala a los frutos de sus labores y muesta el amor de sus conversos como evidencia de su conversión. Hay aquí un principio de fe e innovación. Ammón habla de hacer cosas que nunca había logrado antes entre sus pueblo. Me hace pensar en que si vamos a lograr los objetos que nuestro Dios ha puesto en vista de nosotros, tendremos que hacer cosas como individuos y como grupos que nunca había actualizado antes. Tendremos que cambiar y hacer las cosas diferentes.

Hay que enseñar. La clave a la predicación del Evangelio es la enseñanza y Ammón y sus hermanos son una ejemplo de lo que uno sufra para lograr el éxito en la enseñanza del Evangelio.

miércoles, 12 de julio de 2017

-- Para predicar a nuestros hermanos,-- Alma 26:22-27

Alma 26:22-27

Entre éstas versículos hay el contraste entre la respuesta carnal y espiritual en cuanto a la cuestión del tratamiento de los lamanitas. El sentido general entre los nefitas era de destruirlos. Ammon y sus hermanos tuvieron otra idea de labor entre ellos.

Yo encuentro en estos versículos un paralelo entre este relato y mi vida familiar. La tendencia es de reaccionar como los otros nefitas con el deseo de destruirlos o separarme de los miembros de la familia que han escogido no guardar los mandamientos de Dios. Afortunadamente, mi esposa me anime ser más como Ammón y sus hermanos.

lunes, 3 de julio de 2017

--En su gran misericordia nos ha hecho salvar,-- Alma 26:17-21

Alma 26:17-21

Este grupo de versículos me ha ayudado recordar dos cosas importantes. Primero, que Dios puede efectuar su obra con cualquier persona que crea en Él y cumplen con los pasos del arrepentimiento, aún los que en tiempos anteriores fueron rebeldes contra Dios y su iglesia. Segundo, es la misericordia de Dios. Bien parecido al primer punto, sino que es un atributo divino que deseo desarrollar para que yo no impide el progreso de otros con un corazón duro hacia ellos.

lunes, 19 de junio de 2017

-- Si no hubiésemos,-- Alma 26:8-16

Alma 26:8-16

Hay también una frase en el versículo 9 que me da escalofríos a contemplar: --si no hubiésemos subido... estos, nuestros carísimos y amados hermanos... aún se hallarían atormentados por su odio contra nosotros, sí, y habrían sido también extranjeros para con Dios.--  Es por esta observación que Aarón reprende a su hermano. Pero es un declaración de certitud: Si no actuamos, los bendiciones del evangelio no se extienden a los demás.

Estoy conmovido a leer esta pasaje de versículos. Me encanta cómo Ammón responde a su hermano cuando Aarón tema que el gozo de Ammón lo conduzca a la jactancia. Lo que Ammón entiende claramente es que es Dios quien efectuó su obra entre los lamanitas. --No me jacto de mi propia fuerza... me regocijaré en mi Dios.-- (vs. 11)

El resto de este grupo de versículos clarifica la relación que tiene Ammón con Dios. Lo que es cierto es que Ammón no toma crédito por lo que ha hecho Dios con él y sus hermanos como instrumentos. Mas, de tener el privilegio de ser instrumentos en los manos de Dios, a esto Ammón también gloria a Dios.