lunes, 6 de febrero de 2017

--El Señor obra de muchas maneras para la salvación de su pueblo,-- Alma 24:20-27

Alma 24:20-27

La primera línea del versículo 20 me ha llamado la atención esta mañana. Hay preparativos deliberados por parte de sus hermanos para destruir al pueblo de Anti-Nefi-Lehi. Creo que el Espíritu está tratando de decirme esta mañana que hay preparativos deliberados en nuestros días para destruir el justo y la rectitud. Siento que es más calculado y más inclinado a la destrucción de lo que cualquiera se daría cuenta. Pero si estos hubieran sido convertidos al Evangelio de Cristo, como hermanos, no habrían sido la oposición.

Ahora bien, lo que sucede aquí es una historia difícil de pensar y considerar, pero es el relato del sacrificio desinteresado hasta el punto de la muerte o de la propia vida, y la conversión resultante de más de mil de sus hermanos que abiertamente se opuso a ellos en el campo de batalla.

La conclusión de esta sección se encuentra en versículo 27: "Así vemos que el Señor obra de muchas maneras a la salvación de su pueblo."

Después de la oración, se me hace considerar las repercusiones de este sacrificio sobre sus familias. Me parece que los relatos de los guerreros no vinculan a los dos grupos directamente (los que habían sido asesinados y los padres de los guerreros), pero quizás en parte, por eso el relato de los guerreros jovenes sólo hace referencia a sus madres. Es muy probable que algunos de sus padres estuvieran entre los que habían sido asesinados.